Transformando Empresas - AMAGI Desarrollo Humano
16463
post-template-default,single,single-post,postid-16463,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.1.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Transformando Empresas

Transformando Empresas

Es momento de poner la ética en el centro del negocio siendo más humanos.

 

El pasado 21 de septiembre se desarrolló en Buenos Aires la cuarta edición de Sustainable Brands, en donde más de 1.000 personas formaron parte de una experiencia que reunió a más de 30 oradores nacionales e internacionales de primer nivel, quienes brindaron charlas inspiradoras a través de sesiones plenarias, case talks, workshops y debates.

Dentro de los oradores, destacamos la participación de Joan A. Melé*, transcribiendo algunas de sus palabras:

 

La dignidad humana en la vida social y económica

Si la vida es sólo una lucha por la supervivencia, ¿por qué los seres humanos hacemos poesía?, ¿por qué componemos música?, ¿por qué pintamos cuadros, construimos catedrales, estructuras maravillosas?. Hacemos esto porque somos humanos. El ser humano ya hace siglos que salió del ámbito de la necesidad y entró en el ámbito de la libertad. Lo hacemos porque somos libres, lo hacemos por amor, por algo que llevamos dentro y lo queremos compartir. Y esto, para mí, es la dignidad humana, la capacidad de la libertad, y del amor. Sin embargo, lo que hemos sido capaces de hacer en el mundo del arte, no lo hemos hecho en la vida social y económica. Acá sí luchamos, nos animalizamos y el miedo nos controla.

Esta muy bien que las empresas comiencen a ser sustentables, pero espero que sea auténtico. Yo vengo del mundo de la banca y trabajo con muchas marcas y algunos lo hacen por miedo, por no quedar afuera. Algún día nuestros hijos y nietos nos dirán ¿Qué habéis hecho? ¿Por qué permitiste esta barbaridad de enfocarse en el crecimiento desmedido?

Nuestro cuerpo crece cuando somos chicos, luego llega una edad en que madura y deja de crecer. Si nuestras células comienzan a crecer más de lo que deberían y se olvidan de que forman parte de un organismo, a esto lo llamamos cáncer y acaba matando al organismo. Y en este organismo mundial que formamos entre todos, hay gente que quiere crecer mucho más que los demás, sin ver que esto no tiene sentido, ni les da la felicidad, y supone un problema para el resto del mundo. Por lo tanto, ya no es un tema sólo de sostenibilidad, es un tema de darle un sentido a la vida.

 

Hacer algo con sentido

En este momento en el mundo hay el doble de muertos por suicidio que por guerras y atentados criminales juntos. Y cuando miras los índices de suicidio, en los países más ricos se ha disparado. La gente más rica ¿por qué se suicida si lo tienen todo? Todo no, no tienen un sentido en su vida, han perdido lo más importante. Recordad que nos ha sido dado un bien, recordar que todos vamos a morir. ¿Por qué no aprovechamos el tiempo concedido para hacer algo que tenga sentido? Yo, cuando he sido útil a la sociedad he sido feliz, no por la riqueza o lo material. Lo que importa es hacer algo con propósito. Y cuando uno trabaja haciendo algo para los demás, algo interno se desarrolla, creces como ser humano y da un sentido de profundidad a la vida. Ésto es lo que tenemos que recuperar, no en el arte, sino en la vida económica y en la vida social. Se debe comenzar en la educación, enseñando ética y valores humanos, cómo vivir una vida útil a los demás, siendo dignos, respetando. Debemos procurar ser conscientes sobre lo que cada uno de nosotros hacemos en nuestras vidas, porque cada decisión que tomamos repercute en los demás y en este planeta. Tú eres el responsable del mundo.

 

¿Quién se atreve y tiene el coraje de empezar a cambiar?

Hay empresas que lo están haciendo. Yo tuve el honor de hacerlo en España con la banca en Triodos Bank y ha tenido un éxito espectacular. Cuando comencé todo el mundo se reía y decían que no iba a durar, que no era posible porque las leyes del mercado no lo permitirían. ¡Pues ya está hecho! Es un banco que define los criterios de inversión. No se invierte en proyectos que no respetan a las personas y al ambiente. Además, el segundo criterio que lo hace una banca ética es su transparencia, porque los clientes tiene el derecho a saber qué se hará con su dinero mientras ellos no lo usan.

Yo le digo a los empresarios, recuerden los sueños de la infancia, qué querían ser de mayores, qué han dejado en el camino. El mercado no existe, nosotros hacemos al mercado. Y cuando uno tiene coraje y pierde el miedo, cambia el mundo. Cuando uno tiene una idea que es necesaria, que es correcta y se compromete, siempre funciona. Seamos auténticos y seguro que va a ir bien, porque va creciendo el número de personas en el mundo que son responsables que demandan conciencia y autenticidad. Y lo que no sea auténtico y coherente no tiene futuro.

Los empresarios pueden cambiar el mundo, y esto es posible. Pongan la ética en el centro del negocio, no a un lado. Pónganse como objetivo principal cambiar el mundo, y luego los beneficios vendrán solos como resultado por haber trabajado bien. Son las grandes empresas las que al cambiar auténticamente pueden crear una tendencia positiva para cambiar al mundo.

Hemos valorado excesivamente la inteligencia y hemos olvidado al corazón y la bondad. Hace falta bondad, pero no bondad ingenua, sino bondad de compromiso. Nosotros lo hicimos con un banco, y si un banco puede cambiar, cualquier empresa puede cambiar, no hay excusa. Estamos en el mercado, y la ética ha entrado a cotizar en el mercado por encima de los precios.

Pierdan el miedo y saquen lo auténtico que tienen dentro, unan la inteligencia que es necesaria con la fuerza del corazón. Piensen en otro ser humano, no sólo en nuestros hijos. Los hijos de los demás son igual de importantes. No esperemos a tener más problemas en el mundo, reaccionemos ya. Les pido que reflexionen sobre la dignidad humana y esta capacidad de amor, de cuidar a los demás. En una empresa podemos pensar en los demás, en los empleados, en los clientes, en los proveedores. Tengamos el coraje de hacer empresas humanas, no de seres animalizados. Quiero un futuro de ser humano.

*Joan Melé, Con 40 años de experiencia en banca es un referente global de la banca ética. Ha sido subdirector General en España de Triodos Bank, miembro de su Comité Ejecutivo y Vicepresidente de su Fundación. Formador sobre valores, conferenciante y autor de varios libros. Es promotor en España y Latinoamérica de la banca ética y de la empresa con valores.

 


 Foto: Extraída de Sustainable Brands Buenos Aires https://www.flickr.com/photos/126884867@N07/

 

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: