Análisis Comparativo entre los Impactos Ambientales Generados por Dietas Vegetarianas y No Vegetarianas - AMAGI Desarrollo Humano
16513
post-template-default,single,single-post,postid-16513,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Análisis Comparativo entre los Impactos Ambientales Generados por Dietas Vegetarianas y No Vegetarianas

Análisis Comparativo entre los Impactos Ambientales Generados por Dietas Vegetarianas y No Vegetarianas

Trabajo de Investigación realizado por Ing. Mahivi Vazquez Tarducci

 

¿Somos libres de comer lo qué queremos? Sí… y no. Si bien muchos tenemos la posibilidad de pararnos frente a una góndola y elegir qué comprar, es innegable que la alimentación está considerablemente determinada por nuestra cultura, tradición familiar o situación socioeconómica.

Sin embargo, en los últimos años, nuevos paradigmas se han abierto camino entre la opinión pública poniendo sobre la mesa un abanico de problemáticas relacionadas a la alimentación que nunca antes habíamos cuestionado: ética, salud pública, sustentabilidad y cuál es el alcance de nuestra responsabilidad como consumidores.

A raíz de ello, un creciente número de personas alrededor del mundo comenzó a cuestionar tradiciones y romper hábitos para verdaderamente elegir qué comer, como una decisión que va aún más allá del bienestar personal.

Indudablemente, quienes que optan por una alimentación vegetariana lo hacen principalmente por motivos relacionados a la ética y la salud. No obstante, debemos preguntarnos ¿Cuáles son las repercusiones ambientales de una alimentación vegetariana?

Primero debemos definir a qué nos referimos cuando hablamos de dietas vegetarianas y no vegetarianas. Básicamente, una dieta no vegetariana incluye carnes, mientras que una dieta vegetariana las reemplaza por alimentos sustitutos, mayormente legumbres.

 

El análisis

¿Cómo determinamos el impacto ambiental generado por un tipo de alimentación? La metodología utilizada en este trabajo de investigación consiste en tomar un área geográfica de referencia, contabilizar los recursos alimenticios generados en ese territorio y posteriormente estimar cuales serían los recursos necesarios para alimentar a una población vegetariana global. A partir de allí podemos establecer una comparación entre ambos escenarios a fin de determinar cuál es el más sustentable.

El área geográfica elegida fue la región sur de Santa Fe. Es una de las regiones con mayores índices de rendimiento del mundo y casi toda su producción se destina a exportación. La producción regional se compone principalmente de legumbres y cereales. Aproximadamente dos tercios se destinan a alimentación animal y un tercio a alimentación humana.

Comparativamente, la demanda actual se basa en el consumo promedio mundial per cápita, según el cual las carnes más consumidas a nivel global son: vaca, cerdo y pollo (en este orden de menor a mayor). Mientras que la demanda vegetariana hace referencia a una potencial población mundial que no consume carnes, obteniendo proteínas de fuentes vegetales de acuerdo a los siguientes factores nutricionales.

Estos cálculos permitieron estimar la cantidad de personas actualmente alimentadas gracias a los recursos extraídos de la región y cuáles serían los recursos necesarios para alimentar a esas mismas personas si fueran vegetarianas.

Posteriormente, el análisis ambiental determinó la relación entre la producción actual y sus correspondientes impactos ambientales y, por otro lado, estimar los impactos ambientales que serían generados para abastecer a una población vegetariana.

 

Conclusiones

Si la población mundial fuera vegetariana, se podría:

  • Alimentar a 3 veces más personas.
  • Reducir la superficie cultivada de modo que el 58% del territorio regional quedaría disponible para otros usos.
  • Ahorrar 13.292 millones m3 de agua dulce al año.
  • Absorber 13 millones de toneladas de CO2 en reservorios vegetales.
  • Salvar las vidas de 680 millones de animales al año.

 

Hay tantos matices culturales y emocionales ligados a la alimentación que indudablemente somos reacios a modificarla. Sin embargo, si hay algo que caracteriza a los seres humanos es su capacidad de adaptación. Y, en estos tiempos de cambio climático, desastres naturales y crisis alimentarias la situación amerita que, al menos, nos cuestionemos cuál es el precio a pagar por aferrarnos a ciertas costumbres y hasta dónde es ético dar rienda suelta a nuestros placeres gastronómico-culturales.

 

Más información: https://mahivigp.wixsite.com/investigacion

Ing. Mahivi Vazquez Tarducci

Ingeniera ambiental.

Asesora independiente en materia ambiental para el ámbito público y privado.

Docente de la Universidad Católica Argentina, sede Rosario.

 

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: