TALENTO AL SERVICIO, Pensar en los demás es pensar en mi - AMAGI Desarrollo Humano
16580
post-template-default,single,single-post,postid-16580,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

TALENTO AL SERVICIO, Pensar en los demás es pensar en mi

TALENTO AL SERVICIO, Pensar en los demás es pensar en mi

Un clásico del último mes del año es hacer algún tipo de revisión del año que hemos tenido en las diferentes áreas de nuestra vida, de lo laboral a lo personal, lo económico, cuestiones amorosas, etc.

Todo es válido y a la vez necesario ya que de un modo u otro, esa mirada nos puede aportar datos de lo que necesitamos hacer o mejorar para el año que está por comenzar, para el cual se establecen nuevos objetivos a perseguir, y así sucesivamente.

En general se eligen objetivos de progreso para sus vidas, como por ejemplo ganar más dinero, conseguir tales o cuales cosas para su vida o para los suyos, cambiar de trabajo, etc.

Una pregunta que surge es: En esos objetivos que se eligen ¿De qué manera se está teniendo en cuenta al Ser de la persona?. Es decir, ¿Se elige algún objetivo que tenga que ver con lo más personal e individual del Ser? ¿O son solamente objetivos de progreso?

Una punta de hilo para esto es pensar en el tema del propósito personal.

Se dice que cada persona cuenta con un don único o talento especial para ofrecer a los demás, y que poniendo ese talento como servicio a los demás, ocurren cosas maravillosas para todas las partes, y que al hacerlo, estamos cumpliendo parte de nuestro propósito en esta vida.

Si bien para algunas personas esto puede sonar muy místico, al llevarlo a la acción se ponen en movimiento fuerzas que no pueden más que provocar prosperidad y abundancia en todos los aspectos de la vida, y para todas las partes involucradas.

Además, en la mayoría de los casos en que las personas se han dado cuenta de lo beneficioso que es expresarse a través de algún talento, han terminado dándose cuenta de otro aspecto del propósito que es: lo que a esta persona le hace sentido en su vida, en su hacer, como Ser individual.

El sentido es ese “para qué” que hace que como seres humanos hagamos las cosas y podamos sentirnos en plenitud y bienestar.

Considerando esto, alentamos a considerar incluir dentro de los objetivos del año que entra, alguno que esté relacionado con la expresión de algún talento, orientado al servicio, por el simple hecho de ponerlo al servicio de la humanidad, con la conciencia de la ley del Uno que es: lo que le hace bien a los demás, me hace bien a mí.

Al mismo tiempo, hacerlo con la curiosidad de re-descubrirse a si mismo en ello.

Cosas muy buenas pueden pasar. ¿Cuándo pensás dar el primer paso hacia el bienestar tuyo y del prójimo?

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: